lunes, 28 de marzo de 2011

Maquillaje

Cuando vayas a comprar un maquillaje llévate contigo un espejo, así podrás probarte los colores y ver cómo te quedan fuera de la tienda. Una tonalidad que quede estupenda sobre tu piel bajo la luz artificial de la tienda podría resultar horrible a la luz del día.

La base perfecta para ti será virtualmente invisible cuando la apliques en la zona del rostro entre los pómulos y el contorno de la cara.

Hazte con un "guardarropa" de bases. El color y las necesidades de tu piel varían durante el año, por lo que una sola base no va a ser suficiente para los doce meses. Usa una hidratante con color para el verano, cuando tu piel está más oscura, una base más suave para el invierno y un tono intermedio para la primavera y el otoño.

Para conseguir mejores resultados empieza con la piel limpia, tonificada e hidratada. Aplica el color en el centro de tu rostro, deslizándolo por la nariz y pómulos y a continuación por toda la cara.

Para facilitar la aplicación y evitar que se emborrone, siempre debes hidratar tu cara antes de aplicar la base, y esperar aproximadamente un minuto para que se absorba.

Si usas una base líquida, agítala siempre bien antes de aplicártela. Si no lo haces, los pigmentos pueden posarse en el fondo y el acabado puede no resultar uniforme.

Para una aplicación perfecta, aplica la base de maquillaje líquida o en barra con tus dedos en lugar de usar una esponja. El calor de tus dedos hace que la base se funda mejor en la piel. Las esponjas de maquillaje pueden deslizarse por la superficie y dejar grietas.

Aplica la base en los pómulos, frente, nariz, barbilla, incluso en los párpados, empezando desde la nariz hacia afuera. Usa la cantidad necesaria para cada zona; algunas zonas pueden incluso no necesitar nada de maquillaje.

Un truco fácil para conseguir un look resplandeciente es usar dos tonos diferentes de base de maquillaje. Aplica tu 'verdadera' tonalidad, según el tono natural de la piel de tu cuello, por toda la cara; después aplica un poco de base más oscura sobre la nariz, pómulos, barbilla y frente, creando una 'cruz' de un color ligeramente más oscuro en el centro de tu rostro. Esta técnica resaltar el color de tu cara y aviva firmemente el tono de la piel.
Publicar un comentario